12-03-2014

CONTROL PEDIÁTRICO Y DIAGNÓSTICO PRECOZ, CLAVES PARA PREVENIR LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA EN NIÑOS

La enfermedad renal progresiva generalmente no presenta síntomas hasta estadios avanzados y muchas veces pasa inadvertida. Por eso el control pediátrico y la detección temprana son claves para la prevención y disminución del impacto de esta enfermedad en los niños, indicaron especialistas del hospital Garrahan. El centro de salud atiende a casi el 60 por ciento de los chicos que hoy necesitan un trasplante de riñón en la Argentina.

La incidencia de la enfermedad renal crónica es de 6.5 niños por millón. Actualmente, en Argentina, 93 niños aguardan un riñón en la lista de espera del INCUCAI, de los cuales, el 57 por ciento está previsto que se trasplanten en el Garrahan. En tanto, 129 se encuentran en evaluación pre- trasplante. Desde su fundación, hace 26 años atrás, hasta la actualidad el Garrahan realizó un total de 729 trasplantes renales.

"La enfermedad renal crónica generalmente no presenta síntomas, por eso, esta fecha sirve para destacar la importancia de los controles pediátricos a los niños sanos, con el correspondiente control de la presión arterial; el pediatra debe sospechar la enfermedad para luego dar intervención al especialista", explicó Liliana Briones, jefa del Servicio de Nefrología, a propósito del Día Mundial del Riñón.

La enfermedad renal crónica terminal en niños es producida por malformaciones estructurales, hipodisplasias y uropatías en general. La segunda causa es el Síndrome Urémico Hemolítico, una patología que en Argentina es endémica, y que produce entre 400 y 500 casos nuevos por año, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. El SUH es la primera causa de insuficiencia renal aguda en la edad pediátrica y la segunda de insuficiencia renal crónica.

La especialista remarcó que "las medidas de prevención como el lavado de manos, el consumo de carne bien cocida y evitar la contaminación cruzada de los alimentos son importantes para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico, que es la segunda causa de esta patología en niños".

"La donación es otro capítulo central en el marco de esta patología y de tantas otras, y es importante crear conciencia sobre la necesidad de que todos seamos donantes, porque esa es la condición de posibilidad del trasplante", remarcó Briones.