24-09-2018

El Garrahan conmemora el Día de la Salud Ambiental con consejos para las familias

La Coordinación de Salud Ambiental y Hospital Sostenible del Hospital Garrahan conmemora el Día de la Salud Ambiental, que se celebra cada 26 de septiembre, con una serie de consejos sobre salud y ambiente para toda la semana.
La salud ambiental es la ciencia que estudia los efectos que el ambiente tiene sobre la salud de las personas. Más de 5.000.000 de niñas y niños menores de 14 años mueren en el mundo cada año por enfermedades relacionadas a condiciones ambientales, principalmente en países en desarrollo.
La coordinadora de Salud Ambiental y Hospital Sostenible afirmó que “en el caso de las niñas y los niños la salud ambiental es muy importante porque: están en continuo proceso de crecimiento y desarrollo; los efectos pueden ser acumulativos e intergeneracionales, por lo tanto pueden aparecer en la adultez o en la siguiente generación; los efectos pueden devenir en consecuencias o desórdenes a largo plazo”.
Además, Fernández afirmó que “presentan ventanas de vulnerabilidad a las amenazas ambientales; tienen un comportamiento exploratorio que aumenta las posibilidades de exposición; consumen más alimentos, beben más agua y respiran más aire que los adultos; juegan y gatean en el piso; y sobre todo no entienden el peligro”.
Por todo ello, el soporte de un ambiente seguro es necesario para sobrevivir en la etapa neonatal, para crecer en la infancia y para enfrentar los nuevos desafíos en la vida en la adolescencia.

¿Cuáles son los principales riesgos ambientales para la salud?
Contaminación del aire, tanto en el interior y exterior; provisión de agua insegura; vectores de enfermedades; peligros químicos; lesiones no intencionales y accidentes; disruptores endocrinos. Además, proteger a las niñas y niños de los peligros ambientales es fundamental para su salud a lo largo de toda la vida y se sabe que las exposiciones ambientales adversas en la infancia no sólo son causa de patología aguda, sino que pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), que son cada vez más frecuentes (enfermedad cardiovascular, obesidad, diabetes y distintos tipos de neoplasias).